TOLEDO


Nos dirigíamos a Madrid para, entre otras cosas, acudir a un concierto de Christina Rosenvinge en la sala Joy Eslava. Bueeeno, no es mi música preferida ni comparto sus carcomidos ideales, pero cuando haces un regalo de cumpleaños has de dejar tus gustos en un segundo plano. En fin, que nos desviamos hacia Toledo para conocer la ciudad de los mazapanes y las espadas. Entramos por el lateral de Puerta Bisagra para comenzar a subir cuesta, atravesando también Puerta del Sol. Hay en la curva un mamotreto de esos de los noventa o principo del dos mil que se supone vanguardista pero es basurista. Encima en el centro histórico de Toledo... ¡Qué espanto tan grande! La Plaza Zocodove o, en árabe, "plaza de bestias de carga", es el centro de Toledo y cerca de ella paramos a comer en el restaurante El Zoco (un cinco "pelao"). Regresamos a la plaza para pasar el arco, bajar las escaleras y encontrarnos la estatua de Miguel de Cervantes presidiendo la calle de su mismo nombre. Dejamos a la izquierda el Museo de Santa Cruz y a la derecha el Museo del Ejército para desembocar en un parque-mirador. Dejando a nuestras espaldas el imponente Alcázar de Toledo, nos pusimos a ver las tranquilas y bonitas vistas, teniendo la Academia de Infantaría justo enfrente y el río Tajo pasando por debajo.

Terminamos de rodear el Alcázar para comenzar a zigzaguear por callejones hacia arriba y hacia abajo pasando por tiendas de sobre todo navajas, espadas y demás réplicas y representaciones antiguas. Nos encontramos en la Plaza Mayor, donde está el Teatro De Rojas (Fernando de Rojas, escritor de La Celestina) y el Mercado Municipal. Entre salas de exposiciones y palacios platerescos aparecimos en la Plaza del Consistorio o del Ayuntamiento. Dicho edificio es precioso y su construcción fue planteada allá por el siglo XIII. Que en la misma plaza estén también la catedral (la torre en obras; como no...) y el Palacio Arzobispal no es casualidad, sino que todo se fue construyendo con la intención de agruparlos. Y a través de calles con tiendas y negocios más típicos entramos por la parte oeste de Zocodove para bajar de nuevo, no sin despedirnos del mítico ciclista Federico Bahamontes. Fotografía: https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157712782221211 Página web: http://www.alvaromartinfotografia.com

11 vistas

Entradas Recientes

Ver todo