OPORTO (3)


De nuevo en la encrucijada, nos dirijimos hacia el oeste dejando a la derecha primero la iglesia de Santo António dos Congregados y luego el comienzo de la Praça da Liberdade (realmente más avenida que plaza) para ver la frontal de la famosa iglesia Dos Crérigos al final de la cuesta empinada del mismo nombre. Subiendo ésta entramos en una de las tiendas de la franquicia Casa Oriental porque llama la atención. Y es que, aparte de su estética con ruedas de engranaje antiguo por el techo, las paredes están totalmente cubiertas de cientos y cientos de latas de diferentes pescados tipo bacalao, atún, etc. Todas tienen un trabajado diseño y cada una un año, supongo que para que cada uno se lleve la de su nacimiento como hicimos Lola y yo. Poco después de empezar la escalera de la torre hay un punto desde el que ver la nave central y el atrio al fondo a través de un cristal. Continuamos la subida hasta llegar arriba del todo para fotografias y disfrutar de unas estupendas vistas de la ciudad. Prácticamente en los pies de la torre está el Jardim de João Chagas, que contraste con los alrededores por haber sido hecho o remodelada recientemente. Lo cruzamos por el pasillo de tiendas y cafeterías que pasa por debajo de la zona con caminos ajardinados hasta plantarnos frente a la también famosa y conocida librería Lello e Irmão (o Lello a secas). No entramos, sino que nos pasamos a la plaza contigua presidida por a Fonte dos Leões. Llama la atención la tienda y negocio Armazéns Cunhas (Almeces Cunhas), de los años 20 y estilo art decó; principalmente de telas y cuyo dueño es el nieto del creador. No recuerdo si fue aquella tarde o la siguiente, pero nos sentamos a los pies de la iglesia Nossa Senhora do Carmo das Carmelitas, que, si no fuera porque estaba cerrada, hubiéramos parecido estar piediendo limosna. En cualquier caso, lo que más resalta de esta iglesia barroca son los azulejos de uno de sus enormes laterales. Continuamos por esa acera hasta una de las calles que parten de la recogida Praça de Carlos Alberto. Allí está el restaurante Steak n Shake que, si bien sus azulejos poco tienen que ver con los típicos y antiguos de la ciudad, sí que contrastan por sus llamativas figuras y colores. Desde allí nos metimos una buena caminata de vuelta hasta el Jardim do Morro para pedir un Uber de camino al hotel y un Uber Eats para cenar en el mismo. https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157711381411163 Página web: http://www.alvaromartinfotografia.com

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

ZAFRA