JAÉN (1)


En Madrid, más alla del concierto citado en la entrada anterior, también visitamos la relajante y encantadora La Gatoteca, en la que me gustaría vivir con todos los personajillos de allí. Elegimos el hotel a poco de la Quinta de Los Molinos pero, por la falta de tiempo, nos terminamos decidiendo sólo por el Parque del Capricho. Peeero, como no, estaba cerrado por fuertes vientos... Terminamos haciendo fotografías y paseando por la zona verde de la Alameda de Osuna, entre máquinas de ejercicio, grafitis y demás. Por Despeñaperros hicimos una parada que debería ser obligatoria para todo español de bien aunque fuera una sola vez; Casa Pepe. Y es que estén tantos recuerdos e imágenes representativas de la parada del socialcomunismo y las posteriores décadas de prosperidad y paz en un, al fin y al cabo, bar de carretera, es indigno. Como he citado más de una vez, países como Francia, Inglaterra, Rusia, China, Cuba y un largo etcétera tienen los nombres de sus dictadores, invasores y asesinos en sus monumentos, plazas y estatuas. Lo primero que hicimos al llegar a Jaén por la noche fue acercanos a casa de un "wallapopero" para venderle un móvil totalmente nuevo, sin estrenar y mostrándole su encendio en las narices. Se tiró hasta que nos fuimos el día siguiente dando por c*** vía Whatsapp... Lo importante es que metimos el coche en el aparcamiento de la estación de tren de forma gratuita e hicimos noche en el hostal Estación Ferrocarril, cuyo nombre evidencia que está en el interior de la misma. Cenamos en el restaurante chino de la misma rotonda. El despertar... ¡oh, el despertar! La habitación daba al interior de la estación, y al abrir las cortinas todavía con legañas y cara de zombi nos encontramos con trenes, vías y andenes... ¡nevados! Y continuaba nevando con fuerza. Una romántica e idílica imagen grabada sin necesidad de cámara alguna. Desayunamos zumo de naranja y cruasanes en la recomendable y cercana panadería-pastelería El Paraíso para atravesar el griterío de un colegio y llegar al cruce clave entre el Paseo de la Estación y la Avenida de Andalucía. Recorrimos la Avenida de Andalucía parándonos a ver escaparates que hace décadas que no se ven en la misma Avenida de Andalucía de Málaga y mucho menos en calle Larios. Tiendas de familiares o especializadas como, por ejemplo, una de cuadros. Conforme cruzábamos un paso de peatones mirábamos a la izquierda, no sólo para que no nos atropellasen, sino para disfrutar de la estampa de una montaña nevada y un castillo. Tanto nos engatusó que a la vuelta nos metimos por una de esas callejuelas para ir acercándonos. Fotografía: https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157712782226011 Página web: http://www.alvaromartinfotografia.com

9 vistas

Entradas Recientes

Ver todo