BREMERHAVEN


Bernardo y yo no habíamos hecho una escapada juntos por temas laborales y demás, y decidimos aquella tarde dirigirnos a Bremerhaven. Nada más salir de la estación de tren comenzamos a caminar por una de las avenidas que teníamos justo delante. Parecía de noche pero no lo era, estando las tiendas abiertas y la gente para arriba y para abajo. Lo primero que capté fue la gran cantidad de musulmanes o árabes (los dos términos coinciden en un porcentaje alto) supongo que provenientes de Turquía como suele ocurrir por Alemania. Había una total oscuridad y una lluvia molesta que no invitaba a sacar o usar la cámara réflex demasiado. Ya más cerca del puerto cruzamos un puente casi que pasarela y con pequeños botes de recreo amarrados a los lados. Fuimos por plazas y callejones entre locales cerrados y luces ténues; un decadente ambiente que representaba la vida de muchas zonas del norte europeo. Subimos las escaleras para incorporarnos a una de las principales avenidas de la ciudad; en paralelo al mar y cruzando la ya casi desembocadura del río Geeste. Dejamos a nuestra izquierda la gigantesca Torre del Radar (sí, la de la fotografía, lo único decente con luz) para encarar la calle Karlsburg; principal, peatonal y paralela a la anterior y, por lo tanto, tambien al mar. Sólo en ella había algo de vida entrando y saliendo de las tiendas, muchas de ellas recordándome a las vistas por Estambul un par de años atrás. Sin llegar a la de la Torre del Radar, también tenía una altura considerable la torre de la iglesia protestante que había situada en el punto más céntrico de la calle y la ciudad. Justo enfrente y haciando esquina estaba la Galería Karstadt Kaufhof en la que nos metimos para comprar la merienda y resguardarnos un rato del chispeo constante. En fin, no sé qué más decir. Con lo que me gusta escribir mis viajes y lo poco que dio esta escapada... Y es que, aunque no esté junto a ella sino a 60 kms, Bremerhaven nos es más que el puerto de Bremen y la desembocadura de su río Weser. De hecho, ambas pertenecen al llamado Estado de Bremen. Una pequeña ciudad de alrededor de unos 100.000 habitantes, trabajadores directos o indirectos del mayor puerto de Alemania y con, no sé si una mayoría, pero muchos turcos. De vuelta a la estación, en la misma acera de ésta había fechas y nombres marcados en ella, por lo visto de judíos muertos durante la Segunda Guerra Mundial. Me recordó al Monumento de los Zapatos junto al río Danubio. Me parece muy bien, pero me da coraje que siempre se homenajee a los mismos, y en las guerras (menos aún de la dimensión de ésta) no hay blanco ni negro, sino multitud de tonalidades por medio. En fin, ¿será por eso que la parte Haven de la palabra Bremerhaven significa "refugio" en alemán? Toca investigar... De camino a Bremen el tren nos soltó en una parada intermedia sin previo aviso o conocimiento por nuestra parte. Nos tocó esperar un buen rato a la intemperie para montarnos en otro. Lo compensamos en un restaurante, creo recordar que visitado por Bernardo con anterioridad, mucho mejor en cuanto a comida y estética que el del día anterior o anterior al anterior. Eso sí, y aunque raro en mí, no recuerdo el lugar y, habitual en mí, tampoco el nombre. Fotografía (Bremen): https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157712548972097 Fotografía (Hamburgo): https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157712550691633 Fotografía (Oldemburgo): https://www.flickr.com/photos/alvaromartinfotografia/albums/72157712550900308 Página web: http://www.alvaromartinfotografia.com

16 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

álvaro martín fotografía @ 2021

  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram